El retrato de Jennie, una obra maestra del cine clásico

Dentro de esta reseña de El retrato de Jennie te daremos un vistazo a lo que es una de las mejores películas del cine clásico, pero que también se presume que cuenta con su lado oscuro.

Sigue leyendo para que conozcas la historia de Eben y Jennie, dos almas que están muertas en vida.

¿Has visto “El retrato de Jennie”?

The portrait of Jennie, 1948, o simplemente El retrato de Jennie es una película que para nuestros días ya es considerada como una obra maestra del cine. La misma se produjo bajo el mando de David O. Selznick y se dirigió por William Dieterle.

Para muchos dentro del público, tanto el director como su obra siguen pasando desapercibidos. Pero esto no hace que no se haya considerado como una de las diez películas más bellas de la historia por parte de Luis Buñuel. O haya inspirado otros filmes, como es el caso de Vértigo, por parte de Hitchcock.

El papel de Eben Adams se interpretó de forma excelente por parte de Joseph Cotten, y a Jennie Appletone se encargó de darle vida nada más y nada menos que Jennifer Jones. Es una película que, al verla, no podemos evitar sentirnos extrañamente cercanos a la historia.

Tanto en aquella época, como hoy en día, se dice siempre que la película afecta íntimamente a quien la ve. Aunque parece tener un argumento simple, que se basa en una novela de Robert Natham, pronto nos hace ir más allá de lo que esperábamos.

Es de esos filmes que, desde el inicio, penetran nuestros pensamientos

No tarda mucho para que El retrato de Jennie nos haga reflexionar, con palabras que nos llegan a pensar en lo que es eterno relacionado con la pequeñez, o lo ínfimo y la vida en lo que se relaciona a la muerte.

Eben Adams, al inicio de este filme se nos es presentado como un muerto sin vida, un hombre que no tiene rumbo, un artista que carece de pasión o inspiración, y se ha sumido en las tinieblas de la desesperación, puesto que posee una actitud negativa con el mundo.

No es hasta el primero encuentre de Eben y Jennie que se sabe que este hombre tiene algo de vida en su interior. Pues, desde ese primer momento se nota que hay algo que los une, y es la sensación de que ambos han perdido el rumbo. Eben, desde ese primer momento, se atrapa en la imagen de Jennie.

Sin embargo, Eben no empieza a investigar respecto a los datos que tiene respecto a la joven, y a su familia, sino hasta que tienen un segundo encuentro. Donde Jennie tiene una apariencia mucho más madura.

Fotograma de El retrato de Jennie
Fotograma de El retrato de Jennie

La película consta de una serie de encuentros

Toda la trama de la película se basa en una serie de encuentros que tienen Eben Jennie cada tanto, donde, en cada uno de ellos, ocurren cosas que dejan al espectador cada vez más sumergidos en la trama.

Para muchos ha servido como un juego psicológico. Aunque es una de las mejores películas del cine clásico, muchos también le guardan cierto recelo por pensar que es un filme que se ha hecho para adentrarse en la mente de las personas, con cierto misterio y oscuridad en cada pantallazo.

Son un total de seis encuentros los que componen la historia principal de El retrato de Jennie, si posees la valentía suficiente te invitamos a que la veas hasta el final y luego saques tus propias conclusiones de qué tan buena ha llegado a ser, y si realmente queda jugando en tu mente.

Leave a Reply

Responsable: Octavio Ortega Esteban
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com